¿Qué es la gestión de emociones y por qué es importante?

Por: Andrés Zapata

Gestionar las emociones es hacerse consciente de ellas, sentirlas, identificar la causa real y decidir bien sobre los hechos que las detonan o disparan, ahora ¿Cuál es la causa real? Es aquella que esta escondida en nuestro inconsciente, no la aparente. La aparente se encuentra generalmente en una situación inmediata, espontánea y no esperada que detona un estado emocional de acuerdo con una percepción y la interpretación de hechos que tienen un significado que particularmente afecta nuestra biología y nuestra conducta.

¿Pero qué es hacerse consciente? Ser consciente implica un proceso de reflexión, no un mero pensamiento, realmente exige una profunda reflexión, algo así como, respira, cuenta hasta diez, o hasta cien; piensa, reflexiona, sigue contando, eso de, piensa antes de hablar, pero ¿Cómo lo logro?, Epicuro decía que la razón de ser los seres humanos es la felicidad y que esta se alcanza a través de la libertad, los amigos y la reflexión; de otro lado, Wayne Dier afirma que los seres humanos llegamos a la iluminación a través del sufrimiento, cuando nos dejamos de preguntar ¿Por qué? y pasamos al ¿para qué? de la situación, a través del resultado cuando este ha sido beneficioso y cuando un ser humano encuentra su propósito, en cualquiera de sus formas, la reflexión es un paso obligado hacia la elevación de la conciencia y digo hacia porque se puede confundir la conciencia con conocimiento. Y si bien conocer y reconocer es un elemento fundamental en la ecuación, sabemos que hay conciencia no solo cuando se sabe de algo sino cuando después de saberlo se hace algo, se toma acción frente a lo conocido. En mi experiencia quiero agregar que a la reflexión también se llega por las pérdidas financieras, de salud y de forma voluntaria, siendo esta última en mi criterio, la menos común, así pues que hacerse consciente de las emociones implica un estado de reflexión y no solo sobre los hechos que la generaron sino sobre nosotros mismos, la pregunta seria ¿Por qué ese hecho, palabra o situaciones modifica mi estado de ánimo de forma significativa y en especial de forma negativa? Gestionar las emociones entonces es un reconocimiento de ellas, su origen y sus efectos en nosotros y lograr comprender que nos están diciendo de nosotros mismos, que debemos sanar y lograr mirar cada experiencia que nos afecta de otra manera.

Por otro lado, ¿Por qué es importante gestionar las emociones? Pues bien, no todas nuestras emociones tienen el mismo efecto, sin embargo hay unas que nos alteran significativamente y que nos afectan psicológica y biológicamente. Una emoción demasiado fuerte o en otras palabras intensa, puede llegar a afectar alguno de nuestros órganos. Daniel Goleman utiliza el término “secuestro amigdalar”, haciendo referencia a la intensidad de una emoción y la pérdida de control del sistema ejecutivo del cerebro;<en otras palabras, se genera una interrupción de los circuitos de información que hay entre el sistema límbico “donde se da el proceso de almacenamiento de las emociones, es decir donde se siente y el cerebro pensante o racional, aquel donde hacemos ese proceso de filtro de la información emocional que racionalizamos para tomar una buena decisión, cuando se da esta interrupción entre estos dos sistemas, valga la insistencia, perdemos el control y dejamos nuestras reacciones al azar y que no solo pueden ser las menos acertadas sino que además generan una desarmonía en todo nuestro sistema biológico y nuestras conducta, afectando incluso nuestra forma de relacionarnos.

Gestionar las emociones es vital, básicamente porque afectamos nuestra salud biológica y segundo porque afecta nuestras relaciones interpersonales toda vez que nuestra conducta o nuestras decisiones se den basados en nuestros estados emocionales.

Las personas que logran gestionar sus emociones, ejecutar procesos de reflexión que le permitan una mejor comprensión de un hecho, una palabra o una situación que al principio le incomoda, le molesta y normalmente le hace perder el control, es más feliz.