derechos musicales

Estuvimos con Alejandro Santa director de LaMúsica.fm en el marco de "El Derecho de Autor en la era de la 4ta revolución industrial"

derecho de autor en industrias 4.0

Amamos compartir experiencias. Nos vemos el miércoles 11 de diciembre junto a nuestro director Alejandro Santa desde las 2 pm en el marco «El Derecho de Autor en la era de la Cuarta Revolución Industrial«, organizado por la DNDA (Dirección Nacional de Derechos de Autor)

vAmamos compartir experiencias. Hoy nos vemos junto a nuestro Director @alejandrosantamusica desde las 2 pm en el marco "El Derecho de Autor en la era de la Cuarta Revolución Industrial", organizado por @derechodeautor.
Seminario Internacional: «El Derecho de Autor en la era de la cuarta revolución industrial»

Los derechos morales en el género urbano

Mateo Escobar García, especialista en propiedad intelectual y derechos de autor nos invita a conocer y aprender del mundo de los derechos morales en el género urbano

A principio del presente siglo, a nuestro país llego una oleada musical proveniente del mar caribe, fecundada por Jamaica y Panamá, pero sazonada finalmente por el boricua, los cuales tomaron las raíces y cocinaron su propio saoco denominado, REGGAETON. Palabra implementada por DJ Nelson en una de sus producciones discográficas iniciales en 1996, aunque también el artista Ramón Ayala (Daddy Yankee) se otorga la autoría de la denominación debido a su trabajo con DJ Playero en los años 90.

Bien sabemos todos nosotros, desde la bombardeada atómica que inició con Tego Calderón, Don Omar, Héctor y Tito, como punta de lanza para abrir el mercado latino, ese nuevo ritmo caribeño que se pegaba como lapa a la cintura de los jóvenes colombianos, era debido NO al contenido lírical de las obras musicales (por el contrario, estaban saturadas de modismos puertorriqueños desconocidos para el resto de Latinoamérica y palabas de alto contenido soez y explicito) sino precisamente, a los ritmos o “pistas” creadas por los productores musicales e ingenieros de sonido, que hicieron de éste género, un fenómeno global de proporciones magnánimas; aunque todo  el contenido de éste nuevo género musical, tanto en formato de audio como en video, fue motivo de malestar en la industria del entretenimiento y por demás, una malísima recepción por parte del público adulto en su mayoría…logró convertirse en el género más escuchado a nivel mundial ahora mismo, ¿Por qué?, debido a una sencilla razón, la música es un lenguaje universal y, como tal, la melodía es la que trasmite las sensaciones por todo nuestro cuerpo y nuestro ser, genera el vínculo espiritual y hasta libera endorfinas por todos nuestros folículos de una manera excelsa.

saberes digitales derechos musicales
Saberes Digitales: Introducción a la propiedad intelectual por Mateo Escobar García

Entrando en materia, los oyentes finales o consumidores del producto musical, es muy poco lo que recibe de información, acerca de la cadena de valor que atravesó la obra para ser finalmente interpretada y puesta en un fonograma, es decir, el master. Cotidianamente reconocemos es a… los cantantes, perpetrando inconscientemente una vulneración al Derecho Moral de todas aquellas personas, participes para la concreción de la obra, tales como autores, compositores, interpretes, arreglistas, ingenieros, productores musicales y ejecutivos. Todos los géneros musicales en su mayoría omiten éste derecho nacido del derecho de autor, exceptuando el urbano, qué desde sus raíces, siendo el reggaeton la matrix del mismo, se “pauto” o se publicitó, al finalizar de cada canción, a los productores musicales en su mayoría, cuando eran parte de la producción, a los ingenieros de sonido, a sus casas disqueras propias o independientes , además de otras series de cuñas publicitarias como una frase recurrentes que se terminaban volviendo un lema comercial distintivo atado a la marca. 

Recordaremos todos canciones celebres que nos transportan a momentos únicos, teles como: 

  • Dile, Don Omar
  • Lo que paso pasó, DY
  • Mayor que yo, Baby Ranks, Wisin, Hector, DY
  • Dale don dale, Don Omar
  • Felina, Hector & Tito
  • Gasolina, DY
  • Ven báilalo, Khriz & Angel
  • Pobre diabla, Don Omar
  • Pam Pam, Wisin & Yandel
  • Baila morena, Héctor y Tito FT Don Omar
  • Sensación del bloque, Randy Ft. De la Ghetto
  • Down, Rakim & Ken Y
  • Atrévete, Calle 13
  • Frikitona, Plan B
  • Tu Principe, Zion y Lennox Ft. DY
  • Bandoleros, Don Omar y Tego Calderón
  • Amor de colegio, Héctor & Tito Ft. Don Omar

Y aunque la lista es mucho más extensa, sí, en algún momento por casualidad, haciendo recuento en tu memoria, escuchas hasta el final de la canción, encontraras el nombre de los productores musicales; la mayoría del público en general, nunca entendieron el significado o pensaban simplemente que era un complemento de la canción, pero lo cierto es que se estaba ejerciendo un derecho moral de autor nunca antes visto en la industria musical, hecho que dio pie a que muchos productores musicales salieran de las penumbras, y empezaran a promocionarse como servicio además de posicionar sus productos musicales ya terminados y certificados por la RIAA, en el entendido que no eran ya ellos los dueños de las obras, pero sí los autores o compositores, derecho que se extiende a perpetuidad, es de rango fundamental y, qué será siempre una parte inalienable de su expresión como persona. Adicionalmente a los derechos conferidos, se brindó la posibilidad de crear un catálogo a manera de recuento de la paternidad de las obras -derecho que jamás se cede- y por ende, generar un bien intangible de su propiedad, con la finalidad de promoción o publicidad mayoritariamente, en las plataformas digitales, soportándose en su derecho fundamental al trabajo .

La proliferación de las canciones del género urbano además de los artistas que surgen en cantidades astronómicas, es proporcionalmente debido a la cantidad de estudios de grabación, de propiedad precisamente de los productores musicales o ingenieros de sonido, que son, la mente maestra detrás del producto final, razón que me alegra en sobremanera, en el entendido que se empiece a dar valor, al verdadero trabajo, que es, crear el idioma universal propagado a través de vibras.

Finalizo éste articulo apenas arañando algo denominado derechos de autor y, qué no precisa siquiera ser una introducción al mismo, se trata de mi cosmovisión y experiencia frente a esta fracción de la industria musical, qué se denomina género urbano, género que nos está representando como latinos positivamente, siendo tendencia por primera vez de manera universal y un gran ejemplo de nuestra arte y desarrollo cultural, una muchísima mejor versión de nuestro antiguo estigma, abriendo grandes puertas para que los talentos que existen de maneras exponencialmente ilógicas en nuestra cultura latina, se den a conocer de manera global. 

PD: La próxima vez que escuches una canción del género urbano que te guste, cierra los ojos y pon mucha atención al final de ella, en la parte que el cantante ya está hablando, es decir, en el outro de la canción, trata de recordar los nombres a los que hace referencia a parte de sí mismo, haz el ejercicio de escribirlos en google y veras la grata sorpresa que te llevaras ;). 

marketing para musicos

Prográmate para el próximo taller de Plataformas Digitales y conoce la importancia de usar las herramientas del marketing musical

Estamos en el S. XXI, plena era de la información; si quieres que tu proyecto musical llegue cada día a más y más personas, y sobretodo a las personas correctas y compatibles con tu propuesta sonora, debes entender los medios digitales a través de los que debes comunicarlo y hacerlo de la mejor forma; para eso debes formarte con las personas indicadas y en espacios indicados como lo es Saberes Digitales de LaMúsica.fm

marketing musical
Saberes Digitales: Espacios de formación

Las Industrias Creativas deben caracterizarse por la colectividad

Las industrias creativas deben caracterizarse por la colectividad. Por eso para el Grupo Empresarial LaMúsica.fm es muy importante la relación con Acinpro, en especial con Angela Galeano, Directora de Innovación y Tecnología de esta entidad. Hoy recordamos la valiosa intervención de esta especialista durante la primera edición de Medellín Music Week.

Medellín Music Week: Industrias creativas y del entretenimiento. Acinpro, Angela Galeano, directora de innovación y tecnología.
Angela Galeano: Directora de Innovación y Tecnología (ACINPRO)

Prepárate para el 2019 con los Saberes Digitales Premium.

 

Eres un músico, creativo, productor, desempeñas roles en la música y deseas entender la nueva industria digital. Ven a LaMúsica.fm y aprende con nuestros Saberes Digitales Premium, una serie de talleres sobre administración de derechos, marketing y audiencias; todo enfocado en la industria musical de nuestros días. La cita es este 24 de noviembre y 1 de diciembre.

Conoce nuestros Saberes Digitales, un proceso de formación en el que te entregamos herramientas para enfrentar el cambio de lo análogo a lo digital en la industria musical. Fortalecemos e informamos acerca de los procesos que un artista debe desempeñar a la hora de llevar su música al mundo digital, donde la administración de derechos, el marketing y el buen uso de los recursos digitales se convierten en una base sólida para crecer, consolidar audiencias y promover la música. Son 4 talleres que no te puedes perder:

https://wa.me/573213752969

Nuestros Saberes Digitales del 24 de Noviembre, serán:

Administración de Derechos

Conceptos sobre los derechos patrimoniales de la música.

Dirigido por Alejandro Velasquez Santa.

10:00 a.m. a 1:00 p.m.

Activos intangibles, ingresos pasivos y nuevos modelos de comercialización de estos activos: La Música. Necesitamos saber la realidad de lo que está pasando. Tenemos que romper paradigmas y entender cómo funcionan las nuevas herramientas de mercadeo, distribución y administración de derechos para la música. Es un gran momento y aquellos que tengan la habilidad de hacer buena música y administrar su empresa podrán construir un proyecto sostenible y rentable.

Cómo vender tus ideas… o no

Una charla sobre emprendimiento y Agile Growth (Crecimiento Ágil)

Dirigido por Daniel ‘Jokka’ Agudelo

2:00 p.m. a 5:00 p.m.

Y nuestros talleres del 1 de diciembre, son:

Marketing Musical

Dirigido por Andrea Claros (‘Tráfico’)

10:00 a.m. a 1:00 p.m.

El taller de Marketing Musical, es un encuentro experiencial donde conectaremos, analizaremos y entenderemos la nueva industria digital, sus recursos, la importancia de tener objetivos claros y medibles, mientras comprendemos los recursos digitales y llevamos esta información a nuestro proyecto en la vida real. El marketing musical es el paso que le sigue a una correcta administración de los derechos, cuando entiendes la rentabilidad de tu proyecto, puedes generar acciones concretas que te ayuden a potenciar, apalancar y comunicar adecuadamente tus creaciones a las audiencias indicadas.

Fidelización de Audiencias

Conoce tu audiencia, encuentra puntos comunes y empieza el diálogo.

Dirigido por Andrea Claros (‘Tráfico’)

2:00 p.m. a 5:00 p.m.

Las audiencias se convierten en activos intangibles de los artistas y la era digital permite tener una comunicación directa con aquellas personas que disfrutan nuestra música. En este encuentro hablaremos sobre la importancia que tiene el empezar a crear procesos de fidelización de nuestra audiencia, diálogos directos que permiten conocer más acerca de ella, llegando incluso a generar una comunidad.

¿Es posible vivir de la música?

Vivir de la música ha sido, para mí, un gran objetivo. ARTEFACTO fue el proyecto que determinó este camino, convirtiéndose en el motor de la nueva etapa de mi vida que comenzaba en 2007.

Ese primer álbum de ARTEFACTO fue el detonante, en una época en la que no sabía nada acerca de la industria musical. De hecho, considero que en esa época estábamos en un momento donde el valor de la música era muy poco; nadie compraba música, los canales de distribución física morían, los espacios digitales eran rudimentarios y no había muchos modelos de negocio para la música digital. YouTube no monetizaba aún en Colombia, iTunes era una tienda internacional que no funcionaba en el país, y Myspace, siendo “la gran ventana” era una plataforma difícil de manejar, para nada amigable con el usuario y muy compleja en su edición y personalización.

La piratería era algo real, y parecía que, el único camino que teníamos, era seguirnos quejando. En el mundo, sin embargo, estaban sucediendo cosas más interesantes; a pesar de la poca información que había, podía verse una transición que se desarrollaba poco a poco para adaptarse a los cambios que traía el internet y los cada vez más eficientes estudios caseros. Había números y proyectos internacionales que me motivaban a creer que era sólo cuestión de tiempo para que Colombia hiciera parte de este nuevo rumbo de la industria musical, como sucede en los casos en los que somos espectadores de lo que pasa afuera y esperamos pacientemente a que, eso que pasa en otros países, llegue a nuestro territorio. Esta espera se ha hecho menor paulatinamente gracias al mundo digital; sin embargo, aún existe.

En el 2009 tomé la decisión de meterme de lleno; no tenía otra opción. Tenía que empezar de nuevo. Mi anterior camino empresarial había colapsado y se me hacía necesario volver a empezar. En medio de la frustración había algo que tenía muy claro: si debía comenzar de cero, lo haría haciendo lo que amaba y me hacía feliz: la música. Esta decisión definitiva hizo que me enfocara en un cien por ciento en aprender y a estar en tantas partes como me fuera posible. Quería participar, conocer personas, mercados culturales, talleres e involucrarme en negocios alrededor de la música.

Hice un diagnóstico: supe que necesitaba dinero para vivir y un entorno apropiado para empezar a promover mi banda, entonces asumí el rol de manager. De los cuatro integrantes, era yo quien pensaba en negocios y todos confiaron en mí para esto.

Los jingles y audio publicitario fueron una gran opción para empezar. Fue allí donde aprendí la fuerza de la música en las campañas propuestas por las agencias de publicidad a sus clientes y lo mal que lo hacían. No sólo lo hacían mal; era además imposible hablar de derechos y regalías para este tipo de creaciones. Es decir, la vida que soñé como Charlie Harper de Two and a Half Men sería imposible a punta de jingles y cuñas.

Atendí a cuánto llamado encontraba para asistir a un mercado cultural. Las jornadas pedagógicas y las ruedas de negocios que Altavoz implementó para los años 2008 y 2009 fueron reveladoras. Vivía de taller en taller; parecía un carro viejo. Circulart fue la gran puerta para conocer la actualidad de la música en Colombia. Hoy, mirando hacia atrás, estoy profundamente agradecido con la gran gestión de este mercado junto a Octavio Arbeláez y Sergio Arbeláez.

Emprendí un hermoso proyecto con personas que vivían diferentes experiencias en la música pero que tenían objetivos muy comunes. A este proyecto lo llamamos USM (Unión del sector de la Música). Con ellos aprendí a hablar de la cadena productiva de la música, que no son sólo los músicos sino todas las personas que participan: ingenieros, técnicos, comunicadores, medios de comunicación, empresarios, melómanos y todos los demás. Son estos integrantes de la cadena quienes hacen que la música sea una enorme y hermosa industria cultural de la nueva Economía Naranja (descargar libro). En la USM queríamos agremiar, gestionar y realizar proyectos. Queríamos representación y queríamos hacer propuestas para encontrar soluciones a los diferentes problemas que se presentaban para los músicos.

Para el 2010, como respuesta a la necesidad de tener un modelo de distribución de música en nuestro país, creé LaMúsica.fm, una red social para vender música de artistas independientes en Colombia. iTunes no era aún para nosotros los colombianos, entonces, desde mi perspectiva personal, me surgieron algunas preguntas: ¿cómo vender la música de ARTEFACTO y cómo llegar a más personas?

En ese momento lo que hacíamos era recibir correos electrónicos y mensajes en nuestras redes sociales de compradores interesados en nuestros discos. En algunos casos, fuimos nosotros mismos a encontrarnos con el comprador para realizar la transacción, y, en otros, de otras ciudades, por ejemplo, hicimos uso de los envíos por correo para que el seguidor tuviera su disco y así nuestra música llegara más lejos. Me parecía, sin embargo, que debía encontrar una forma distinta que facilitara este proceso, mientras me preguntaba al mismo tiempo por qué no vendíamos tantos discos como queríamos. Vi la necesidad y la oportunidad de resolver la oferta de música en internet para un mercado colombiano que todavía no estaba preparado para hablar de compras por internet, compra de música y uso de redes sociales. “No se vende porque no hay público sensible”, pensaba, y tampoco había mucho conocimiento del comercio electrónico; esto sumado a que no muchas personas tenían tarjeta de crédito y había en general un gran temor sobre su uso en los entornos digitales. La solución que encontré fue facilitar la transacción y no depender de una tarjeta de crédito para hacer la compra de un solo track. Pensaba que sería genial poder comprar una canción con 2.000 pesitos; tan fácil como llegar a una tienda y comprar un refresco, unas papas fritas y una canción. Fue entonces donde logré implementar en la plataforma de LaMúsica.fm la descarga de las canciones ingresando un PIN que podía comprarse en los puntos de Vía Baloto y GANA: el usuario recargaba su cuenta en su perfil personal y compraba las canciones de los artistas que ya habían creado perfiles de artista en la página web. El streaming era un modelo que apenas se estaba gestando.

La idea era genial. ¡Era la primera tienda digital de música en Colombia! Sin embargo, el proyecto necesitaba de tiempo y dinero para consolidarse. Sólo pudimos estar al aire 10 meses. Aunque GANA y Vía Baloto veían con agrado esta nueva iniciativa, no tuvieron la paciencia que requería el proyecto y, al cambiarnos las condiciones iniciales del negocio, la plataforma se hizo insostenible.

Aprendí muchísimo de toda esta experiencia. Entendí que una cosa era distribuir y vender y otras más importantes aún eran administrar derechos patrimoniales y mercadear. El mercadeo digital era algo nuevo para mí. Los derechos patrimoniales eran un tema bien escabroso, que como es costumbre de los músicos, prefería evitar. Sayco me llamó y me cobró por el uso de los derechos en LaMúsica.fm. Mi primera reacción fue decirles que no fueran “atrevidos y ladrones” en una reacción natural a mi ignorancia y prejuicios contra la institución (sistema, ¡maldito sistema!) y más con Sayco, pero pronto entendí que era yo el atrevido al intentar construir un negocio de música, más aún, VIVIR DE LA MÚSICA, sin conocer sobre derechos de autor. Comprendí que debía prepararme y fue increíble lo que empecé a entender día a día sobre los derechos de autor y esa gran ventaja que tenemos los creadores de éstos. Son nuestros ingresos pasivos, son el camino a una independencia económica. Y esa independencia, el sueño de todos, está allí al alcance de quienes somos creadores y propietarios de derechos. Otros tendrán que comprar acciones, propiedades raíz o CDTs. Así como nosotros los músicos tenemos los derechos de autor, también tenemos instituciones, plataformas, nuevos modelos de negocio para monetizarlos y seguir creciendo cada día más. Saber esto fue muy revelador y me propuse a estudiar y entender mucho más este hermoso mundo.

La tienda digital de LaMúsica.fm desapareció pero quedó todo el conocimiento y experiencia. Gracias a mi presencia en mercados culturales tuve la fortuna de conocer y empezar a trabajar con The Orchard, conectándome con la realidad y actualidad en el mundo. Ya era un distribuidor internacional.

No era suficiente con distribuir; el mercadeo era ese gran componente que faltaba. Además de empezar a entender muy bien dónde se generaban los ingresos de los derechos, gestionarlos y hacer una buena administración de ellos con un registro de cada uno de ellos en todo lugar donde fuera posible, era completamente necesario tener una estrategia y hacer un excelente mercadeo, de lo contrario no pasaría nada. El mercadeo digital es el gran camino para resolverlo. Hoy en día están dadas todas las condiciones para hacerlo, excelentes plataformas de mercadeo como las redes sociales, Facebook, Twitter; plataformas de streaming como Spotify, Deezer, Google play y Youtube con modelos económicos que han ido evolucionando permitiendo generar ingresos por derechos de autor a creadores. Algo que pocos artistas de otras áreas tienen en la actualidad. Considero que los músicos estamos viviendo un momento ideal para consolidar nuestros proyectos y generar ingresos. Estos modelos están en permanente evolución y debemos conocerlos, aprovecharlos y estar preparados para los rápidos cambios que vendrán… Adaptarnos con propiedad.

Y ése justamente ha sido el reto de estos últimos dos años: consolidar LaMúsica.fm en la administración de derechos y en mercadeo digital, convirtiéndonos en una agencia de música y administradores de derechos patrimoniales. Nos hemos fortalecido como equipo de trabajo y de estudio para poder llevar a cabo cada una de esas muchas tareas que se requieren para cumplir los objetivos de hacer productivo un proyecto musical. Creo que tanta ignorancia/rebeldía, prejuicios y esa condición extraña de muchos músicos de pelear con los asuntos legales, administrativos, de mercadeo y el dinero, hacen que se alejen completamente de las posibilidades de pertenecer a esta nueva industria musical, a hacer parte de la economía naranja y de trabajar en red.

Hace varios años soñaba con escribir y compartir todas estas experiencias. A través de conferencias y talleres, que hemos llamado Saberes Digitales, he tenido la gran oportunidad de compartir información que considero puede cambiar la vida de muchos, así como me la cambió una charla de Juan Felipe Arango, Gabriel Vallejo y Juancho Valencia alrededor del año 2008, donde contaban sus experiencia con Puerto Candelaria y Merlín Producciones. Después de escucharlos, salí convencido de que yo quería hacer lo que ellos hacían. Fue un momento inspirador.

Ahora estos Saberes Digitales también estarán en este blog. Aquí escribiremos, criticaremos y reflexionaremos. Queremos orientar y motivar. También queremos invitar a amigos que tienen información de mucho valor para que la compartamos en este blog.

Estoy totalmente convencido de que el conocimiento es la gran clave. Desde muy joven lo he escuchado pero es realmente ahora que tengo conciencia del valor del aprendizaje constante y de la exploración de nuevos saberes y aptitudes para sobresalir. Un músico que solo hace música tendrá un viaje desorientado donde tal vez no llegue muy lejos en sus aspiraciones de vivir de la música. No es lo mismo ser un músico profesional que un profesional de la música.

Algunas veces solo necesitas una guía que te brinde la información necesaria para empezar y estar en el entorno adecuado con personas y proyectos que te impulsen e inspiren; donde se comparta buena información y se concentren personas optimistas y talentosas para desarrollar proyectos, para salirse de los prejuicios y la quejadera natural.

El camino está abierto y el conocimiento se encuentra en todas partes, ahora queremos que hagas parte de esto, que nos movamos juntos entendiendo la oportunidad que en este momento se está gestando de transformar, construir y crear la industria que queremos: nuestra industria colombiana.

Conectémonos, reconozcámonos en este rumbo que nos interesa a todos, valoremos cada eslabón de esta cadena y aprendamos en este nuevo espacio Saberes Digitales.

Alejandro Santa, Director y creador del grupo empresarial LaMúsica.fm

Inscríbete
close slider